Cuando el Gobierno anunció la subida del tipo que grava la compraventa de viviendas nuevas, el IVA reducido del 7% al 8%, todos nos preguntamos cuánto tiempo tardarían las comunidades autónomas en elevar a su vez el impuesto de transmisiones patrimoniales que se aplica a la adquisición de viviendas de segunda mano. Y señores ya tenemos respuesta. En menos de seis meses, seis regiones han aprobado o anunciado que incrementaran transmisiones del 7% al 8%. En Cantabria, Andalucía, Asturias, Baleares, Cataluña y Extremadura la adquisición de una vivienda será más cara a efectos fiscales que en el resto de España. Y no es descartable que otros territorios se cambien de bando. Hasta ahora, todas las comunidades mantenían el impuesto de transmisiones en el 7% tras subirlo un punto el 2002, año en que el Gobierno concedió la competencia normativa del impuesto a los gobiernos autonómicos. Entonces las primeras en encumbrarlo fueron Madrid y Cataluña a la cabeza mientras el resto siguieron por el mismo camino.