Muchos particulares, autónomos y familias agruparon sus préstamos en pleno boom económico. Actualmente el endurecimiento  de los criterios de riesgos de los bancos y cajas a la hora de conceder créditos personales está incrementando la demanda nuevamente de la reunificación de sus actuales deudas.

El interés de los españoles por unificar sus deudas ha crecido nuevamente. Así lo anunciamos desde Aracat Crédito Real ® que en 2010 el número de peticiones se ha incrementado en un 50% sobre datos del pasado año.

El acentuado desplome del mercado de la vivienda, el extremado endurecimiento de las condiciones para acceder a un préstamo  hipotecario y los altos índices de morososidad, son indicadores que nos anuncian algunos de los  obstáculos más destacados para la recuperación del sector.

La unificación de deudas pasa por agrupar todos los préstamos o créditos  en uno solo con garantía hipotecaria. El nuevo crédito o préstamo hipotecario concedido tiene un plazo de amortización más largo y un porcentaje de intereses más bajo. Convirtiéndose en un producto muy competitivo. Aunque el endeudamiento final siempre es mayor.

Este producto,  la unificación o reunificación de sus actuales créditos o préstamos,  permite en la mayoría de los casos continuar afrontando los pagos concertados en años de plena expansión y que hoy, si no fuese posible la reunificación o en definitiva la refinanciación de sus actuales deudas aplazando su amortización total a diez o veinte años, la mayoría de personas que lo solicitan se verían obligados a entrar en el peligroso y vicioso circulo de la morosidad, con las consiguientes costas y perjuicios que todo ello conlleva.

Aracat Crédito Real ®, ha convertido la reunificación en un producto realmente atractivo al no cargar ningún tipo de comisión, quedando como el resto de los productos financieros que habitualmente trabajan; Comisión de intermediación 0%.

Con estos datos y evitando de pagar a las familias y particulares las comisiones que aplican habitualmente los intermediarios financieros frecuentes,  pocas son las desventajas de unificar o reunificar sus actuales deudas.

Los requisitos han cambiado de los exigidos en pleno boom económico. Siendo el requerimiento principal y necesario ser titular de una hipoteca. Otro detalle es el capital a financiar, las reunificaciones de deudas, sitúan el límite máximo en el 80% del valor de tasación actual del inmueble.