Nissan dejará de producir los modelos Pulsar y NV200 de pasajeros (Evalia) en su planta de Barcelona a partir de los meses de junio y julio. Así lo explicaba la empresa en una nota de prensa afirmando que se trata de una estrategia para what to say to a girl you just started dating y por los vehículos eléctricos.

De este modo, la automovilística japonesa mantendrá la furgoneta NV200 diésel en su modalidad de vehículo comercial y la versión eléctrica e-NV200 mejorada en la línea 1 de producción de la factoría. La furgoneta eléctrica incorporará ahora la batería del nuevo Nissan Leaf, de 40kWh y mayor autonomía, hasta 280 kilómetros y se exportará a todo el mundo. Se ensamblará tanto en su modelo de pasajeros como de la versión furgoneta para uso comercial.

La empresa aseguró que este cambio de producción “no tendrá un impacto inmediato en el empleo de la fábrica”, que cuenta actualmente con más de 3.000 trabajadores. Según explican en la compañía, el lanzamiento de una nueva generación de pick-ups, el Nissan Navara, el Renault Alaskan y el Mercedes-Benz Clase X, “compensará la supresión de la producción del Pulsar”. La compañía no ha confirmado, de momento, que haya ninguna adjudicación prevista para esta fábrica que compense el vacío del Pulsar en la línea 1 de producción.

La planta de Barcelona ensambló entre 20.000 y 25.000 unidades (la empresa no facilitó el dato concreto) del Nissan Pulsar en 2017. Supone más de una cuarta parte del volumen total de ensamblajes con el que cerraron el año pasado, algo más de 90.000 unidades y un 10% menos de lo conseguido en 2016. Sin embargo, es un vehículo que, tal y como explican desde la empresa, “ya hace tiempo que va por debajo de previsiones de venta. No ha cumplido las expectativas porque es un turismo compacto, que compite con rivales consolidados como el Golf o el León y además, es un segmento muy canibalizado por los todocaminos”, afirman.

“La demanda en España es positiva pero las exportaciones hacia Europa no están respondiendo”, apuntan. Sus mercados principales son Reino Unido, Francia o Alemania y por ejemplo, el mercado británico ha reducido sus importaciones de coche español en un 12% el año pasado.

Además, la producción de la Nissan Navara se ha visto afectada en el último año por la “bajada de la demanda en mercados del Golfo Pérsico, como Arabia Saudí entre otros, por temas sociopolíticos”, explican fuentes de la compañía. Sin embargo, esperan que la demanda de las dos pickups nuevas, de Renault y de Daimler, más la recuperación de la Navara sea suficiente para compensar la caída.

La planta de Nissan en Barcelona comenzó su actividad en 1983 y en su último año fiscal (desde abril de 2016 a marzo de 2017) ensambló más de 110.000 vehículos. En 2017, exportó un 87,5% de su producción, superando el actual promedio de las exportaciones españolas del sector de la automoción, que es del 85%.

El presidente de la entidad asiática en Europa, Paul Willcox, destacó que las decisiones que ha tomado la compañía son fruto de un cambio en la demanda de mercado de los clientes europeos y una nueva tendencia. “El enfoque de Nissan es reforzar nuestro liderazgo en el segmento de vehículos eléctricos y crossovers”, subrayó.

La compañía espera un crecimiento importante del mercado de vehículos eléctricos en los próximos meses, debido principalmente a las normativas urbanas de movilidad más restrictivas y al aumento del interés de empresas y particulares por la movilidad de cero emisiones.

Article source: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/01/09/companias/1515491684_073723.html