Lo que para muchos  parece una utopía, se hizo realidad  a 5 rivenses que decidieron jugar en el primer sorteo de la Lotería Nacional del 2018, con la ilusión de pegarle al premio mayor de 18 millones de córdobas, para salir de sus deudas y emprender nuevos proyectos en sus vidas.

Los 5 afortunados apostaron uno a uno al billete 32552 y a  eso de la 6:30  pm de ayer el mapa de  la suerte los ubicó entre los grandes ganadores y ahora tendrán que distribuirse los millones de córdobas de acuerdo con la cantidad de vigésimos que adquirieron.

El vendedor del codiciado número es el reconocido concesionario rivense Mauricio Antonio Torres Laguna, quien se se apoya en un par de muletas para trasladarse de un punto a otro.

“Yo iba rumbo a mi casa cuando un compañero de trabajo me llamó a las 6:34 pm, para decirme que había vendido el premio mayor y sentí inmediatamente la adrenalina y mi cuerpo electrizado, porque es grato y satisfactorio para uno traer la suerte y beneficiar a familias rivenses con el premio mayor de la lotería”, aseguró.

El pollo, a como suelen llamar cariñosamente los rivenses a Torres Laguna, aseguró a  El Nuevo Diario que el premio mayor lo vendió poco a poco en pedacitos (vigésimos), a 5 personas, entre ellos un comerciante de verduras.

Mauricio Torres ha vendido dos veces el premio mayor de la Lotería Nacional. Lésber Quintero/ENDSus principales puntos de venta son el mercado de Rivas, el centro comercial de la ciudad y la zona norte de la rotonda.

“Unos adquirieron un cuarto del billete, otros se quedaron con dos o un vigésimo, pero el billete se vendió completamente y esto es una gran bendición para las familias favorecidas y el pueblo de Rivas y me motiva a seguir vendiendo lotería y por mi discapacidad hay a quienes les llamo la atención, pero en la vida de los seres humanos no hay límites y todo es cuestión de esfuerzo y voluntad”, aseguró Torres.

El billete premiado

En su historial de 8 años como concesionario de la lotería, Torres Laguna ha tenido el honor de haber vendido en diciembre del 2015 el premio navideño por 30 millones de córdobas y en noviembre de ese mismo año vendió el premio mayor por 5 millones de córdobas, por lo que los rivenses lo ven como el hombre de la suerte.

Según sus palabras, sus limitaciones de locomoción no han sido ningún impedimento para mantenerse en este trabajo.

La discapacidad que sufre Torres Laguna se debe a dos accidentes de tránsito que le causaron fracturas en su pierna y se sumaron a las molestias causadas por una osteopetrosis que afecta su estructura ósea.

Adilia Avilés, gerente de la lotería en el departamento de Rivas,indicó que la suerte ha estado apuntando hacia esta ciudad constantemente y que la mejor satisfacción es ver llegar a los ganadores en busca de sus premios, para poder salir de sus deudas, mejorar sus casas y emprender proyectos personales.

“En el 2017 el premio mayor cayó en Rivas en tres ocasiones y dos veces fueron en el mes de noviembre y con los premios de la raspadita también hemos pagado 4 aguinaldos de  28,000 córdobas y dos sueldazos de 10, 000 córdobas y 15,000 córdobas”, concluyó Avilés.

Article source: https://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/451622-que-se-siente-vender-primer-premio-mayor-loteria-e/